15 de noviembre de 2010

La Policía Provoca Trifulca Y Vetó del Estadio Jalisco




El último partido del Apertura 2010 en el Estadio Jalisco terminó muy violento. Hasta el final del primer tiempo, todo transcurría con normalidad en las tribunas del Jalisco, pero en cuestión de minutos comenzó una batalla que se propagó a diferentes puntos y tiñó de sangre la noche futbolera.

La barra del Atlas alentaba como siempre a su equipo pese ir perdiendo, de pronto, decenas de policías ingresaron en el medio tiempo a la cabecera norte solicitando a los integrantes de La Fiel que entregaran a los que había arrojado bombas de humo a la cancha; lo malo fue que lo hicieron con abuso de autoridad.

Las agresiones subieron de tono y los aficionados simple y sencillamente no se dejaron, lo que desató una golpiza en dicha zona, en donde volaron botellas, vasos, palos, y todo lo que se pudiera aventar.

“Ellos (la policía) se metieron a agredir, así nada más, sin razón, nos empezaron a agredir que por las bombas de humo, pero después nos querían quitar los bombos (tambores), y ahí fue cuando valió madre”, explicó una señora apegada a la barra que se encontraba en el lugar.

Los policías hicieron uso de sus utensilios, como macanas y escudos para agredir, mientras que los aficionados –varios de ellos menores de edad- se defendían como podían.

Cuando los equipos ingresaron a la cancha para el segundo tiempo, los golpes continuaban, por lo que la fuerza pública usó gases lacrimógenos para repeler a la gente.

Eso incitó aún más a los aficionados y respondieron, por lo que las cosas se pusieron peor, al grado que ingresaron más uniformados y comenzaron a golpear a los que ya estaban en el suelo; los gases no cesaban.

En la puerta 12 norte, uno a uno los detenidos eran puestos sobre la pared pese a estar heridos.

La violencia seguía dentro del inmueble; en el exterior, los paramédicos atendían a algunos de los que se encontraban más dañados; se podían ver a jovencitas y señoras llorando.

“Soy Alejandro Hernández Salazar, traje a mi hija a ver al Atlas y los señores policías con abuso de poder empezaron a golpear a la gente inocente sin saber quien estaba en la riña.

“Ellos llegaron nada más aventando y golpeando a diestra y siniestra sin fijarse si había niños o niñas”, detalló un señor indignado por lo que había visto, quien al momento de reclamarle a uno de los comandantes de la policía, éste le respondió:

“Si ustedes nos pegan, pues nosotros también, así es esto, no nos vamos a dejar”.
Cuando parecía que la policía ya había “controlado” a su manera la situación, la violencia se trasladó a otro punto de las inmediaciones del Jalisco, en donde las porras también tuvieron un enfrentamiento con la policía.


A las afueras de la zona mixta, por el estacionamiento principal, los uniformados lanzaron balas de goma.

Cuando este medio buscó a alguien que pudiera dar declaraciones oficiales sobre lo que estaba sucediendo –alrededor de las 23:30 horas-, uno de los uniformados respondió:

“¡No, señor!, aquí no están los comandantes, todavía andan en el desmadre, ya se están dando por allá abajo”.

Cifras extraoficiales indican que fueron decenas de heridos, todos ellos trasladados a la Cruz Verde de Guadalajara.

Esta no es la primera vez que las porras del Atlas tienen enfrentamientos con la fuerza pública de la perla tapatía, y a decir de los barristas, en esta ocasión la policía ya les había advertido que “los iban a tronar”.


Debido a los incidentes ocurridos entre las porras de Atlas y la policía de Guadalajara, los cuales dejaron al menos cuatro policías heridos y más de 60 detenidos, el Ayuntamiento de Guadalajara inmediatamente tomó medidas y decidió clausurar al Estadio Jalisco.

Ahora se deberá pagar la multa correspondiente, así como la pensión médica de los agentes de seguridad heridos, la cual deberá ser cubierta por parte del club Atlas o de Clubes Unidos de Jalisco para permitir realizar eventos en el coloso de la Calzada Independencia.

Al concluir los enfrentamientos, también la policía tapatía protegió a varios integrantes de la barra “Libres y lokos” de los tigres, quienes pidieron protección por miedo a las represalias de algunos seguidores Atlistas, quienes al término del partido buscaron agredir a éstos.

Un enfrentamiento entre las porras del Atlas y de los tigres, arroja hasta el momento decenas de lesionados y por lo menos 50 personas detenidas.

La secretaría de seguridad ciudadana de Guadalajara informa que se realizó un intenso operativo en las inmediaciones del Estadio Jalisco, lugar dónde se dio la trifulca.

Brinklo

El Color de La Anarquía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Exprésate!

Recorre el ¡El Sendero Del Apocalípsis!

Rumores del Futbol Mexicano